Loading...

Termostática

 

Una práctica habitual en la mayoría de las casas a la hora de darse la ducha diaria es dejar correr el agua unos segundos hasta conseguir la temperatura deseada con el consiguiente desperdicio de agua y energía.

 

Este tipo de grifos, generalmente adaptados a grifos de ducha y baño-ducha, disponen de un selector de temperatura con una escala graduada que permite escoger la temperatura deseada para el agua.

 

Se ha constatado un ahorro de hasta el 16% de agua frente a los monomando (de por sí, más eficientes que los grifos bimando de ruleta).

 

Existen diferentes sistemas de grifería termostática en función del tipo de tecnología utilizada, pero todos ellos se basan en el empleo de materiales termosensibles que se contraen o expanden en función de la temperatura.

 

La principal característica de estos grifos es que disponen de dos funciones claramente diferenciadas con dos mandos uno para el caudal y otro para  preseleccionar la  temperatura deseada con un tope de seguridad a 38 grados con lo que se consigue la temperatura deseada con mayor rapidez.