Loading...

Exterior

 

Los materiales para colocación en el exterior requieren de una fabricación y características ligeramente distintas a los materiales para interior. Principalmente los resumiremos en:

  • Mayor resistencia a rotura por impacto y desgaste
  • Baja absorción de agua
  • Poco deslizamiento
  • Resistencia a los cambios de temperatura


Debido a estas características existen varios tipos de materiales que se podrían colocar a la intemperie cumpliendo en mayor o menor medida dichas características.


Gres Porcelánico:
es el material más utilizado debido a que cumple todos los requisitos para ser colocado tanto en interior como en exterior. Se trata de un gres muy resistente, con una absorción de agua muy baja o casi nula y resiste perfectamente los cambios de temperatura. Idóneo para estas superficies.


Gres Cerámico:
se trata de un material, por lo general, mas grueso que el gres porcelanico y ligeramente menos resistente que este. Suele tener poca absorción.


Gres (de barro o)  Extrusionado:
su característica principal es la destonificación. El color suele variar en cuanto al tono. Es más poroso que las opciones  anteriores y tiene un canto más irregular. Por el modo en que son fabricados (mediante extrusión) son materiales antihielo y con una gran dureza a la rotura.  Eso le convierte en un material  idóneo para ser colocado en el exterior.

 

Baldosín Catalán: es la opción más económica. Es el material más débil de todos y con una gran absorción. Tiene muy poca resistencia tanto al impacto como al desgaste. Poco recomendado para superficies transitables.

 

Un aspecto fundamental a la hora de colocar un pavimento en exteriores es aplicar boradas impermeables y flexibles para evitar posibles roturas del material por dilatación ante los cambios de temperatura.